África

Safari en el parque nacional de Chobe, Botsuana

Pin
Send
Share
Send


Nuevo relato del viaje a Botsuana y en esta ocasión hacemos una excursión de un día desde Kasane para explorar uno de los mejores parques nacionales del sur de África: el Chobe. Vamos allá.

Al salir de la habitación solo unos pocos rayos de sol despuntaban sobre el horizonte. Un nuevo madrugón pero nos habíamos levantado con las energías a tope. Era un día especial en el viaje porque íbamos a hacer un safari por el Parque Nacional de Chobe.

Como no viajábamos con un 4×4 y con un coche normal no se puede circular por el parque, decidimos contratar la excursión de un día entero en nuestro hotel, que empezaba a las seis de la mañana. Aunque es más habitual hacer un safari de tres horas por la mañana o por la tarde, y al día siguiente hacer otro, nosotros preferimos condensar la experiencia en una única excursión de mañana y tarde. Esta opción no es muy popular, sobre todo por el precio, así que íbamos totalmente solos en el coche.

A este animal le llaman «el pollo de Chobe».

Rápidamente nos dirigimos a la entrada del parque. Nuestro conductor aparcó un momento y fue corriendo a buscar los permisos para entrar. Era hora punta en la entrada del parque, ya que todas la excursiones empiezan a esa hora y todos quieren ser los primeros.

Mientras entrábamos en el parque nuestro guía nos preguntó qué tipo de animales nos interesaba ver. Aunque no somos unos grandes aficionados de la fauna o los safaris, obviamente nos gustan los animales, porque si no, no habríamos viajado a África. Me refiero a que no nos obsesionaba ver todos y cada uno de los animales del parque. Lo único que queríamos era sentarnos cómodamente en el asiento del coche y dejarnos sorprender por la naturaleza.

La gente que sí se obsesiona anda a la búsqueda de los famosos Big Five (león, elefante, leopardo, rinoceronte y búfalo), pero a menudo se decepciona porque los animales tienen voluntad propia y no siempre están donde se los busca. Como dice un buen amigo, al planificar un viaje es mejor ir a ver «piedras», porque puedes estar bastante seguro de que estarán allí. Por el contrario, con la naturaleza es complicado planificar nada porque ella va a su ritmo.

En el viaje a Uganda y en el safari en el Khama Rhino ya habíamos visto una gran diversidad de fauna salvaje, pero no habíamos tenido la suerte de ver de cerca leones o leopardos. Se lo comentamos a nuestro guía y en ese momento nos respondió que quizás ese día podríamos estar de suerte, porque unos metros más allá, varios coches de safari estaban estacionados en un punto. Se acercó hasta donde estaban los otros coches y nos señaló hacia un arbusto donde había dos leonas tendidas en la sombra.

Era temprano, pero el sol ya apretaba de forma implacable. Nuestro guía sacó los prismáticos y nos dijo que las leonas acababan de cazar y de comer, porque aún tenían sangre en los morros, y que estaban tan llenas que les costaba incluso respirar. Mientras todos los turistas que estábamos allí reunidos les disparábamos sin parar con nuestras cámaras, el guía siguió observando la orilla del río con los prismáticos. Había buitres sobrevolando la zona y carroñeros que dejaron sin un atisbo de carne los huesos de la presa de las leonas.

«Anoche cazaron una cría de elefante, seguramente para dar de comer a sus crías», nos contó el guía.

Video: Safari en el Parque Nacional de Chobe Botswana - Viaje a Zimbabwe #2 (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send