África

Explorando el delta del Okavango en mokoro

Pin
Send
Share
Send


Tras sobrevolar el delta del Okavango en avioneta, proseguimos nuestro viaje por Botsuana y exploramos el delta del Okavango en mokoro, la canoa tradicional de la zona.

A la hora señalada del inicio de la excursión, el Old Bridge Backpackers ya era un hervidero de actividad y desconcierto, y vimos a decenas de personas preparándose para explorar el delta del Okavango en mokoro. La gran mayoría iban a pasar allí una o dos noches, pero nosotros y otro viajero más solo íbamos a pasar el día y volver. Al llegar a recepción dimos nuestros nombres y descubrimos que no estábamos en la lista, pero con el caos que reinaba en ese momento, no fue un impedimento. Rápidamente nos pasaron un par de bolsas con el almuerzo del día y también un par de paraguas para resguardarnos del sol y del calor que nos aguardaba.

Lanchas rápidas que nos llevarían al punto de salida

Subimos a los coches y nos condujeron a un punto del río donde nos esperaban unas lanchas rápidas. Remontamos el río durante casi una hora hasta llegar a la valla que separa los animales salvajes del ganado y que el día anterior vimos desde el aire. Allí nos estaban esperando los mokoros, las canoas tradicionales, con sus barqueros. Algunas de estas canoas todavía se fabrican de manera tradicional y se tallan de una sola pieza de madera. Sin embargo, también vimos mokoros más modernos hechos de fibra de vidrio, y es que la modernidad se va imponiendo.

Mokoros preparados para partir

Nuestro barquero plantó dos asientos en el mokoro, nos subimos y empezamos a adentrarnos en el parque nacional. En ese momento solo éramos dos mokoros surcando el río: el nuestro y otro en el que iba un chico de Eritrea que estaba haciendo turismo por el país moviéndose en transporte público. El resto de participantes que pasaban la noche en el delta en tiendas de campaña tardaron algo más en salir por lo complejo de la logística.

Nuestro barquero iba impulsando el mokoro con una pértiga, igual que los gondoleros en Venecia y, lentamente, nos íbamos adentrando en el delta. A pesar de ser temprano, ya hacía mucho calor y entendí por qué nos habían dado paraguas en el hostel. Con el paraguas abierto en plan La reina de África fuimos navegando río arriba. Por las riberas nos acompañaban cientos de aves. No divisamos ningún gran animal, ni dentro ni fuera del agua, pero sí muchos tipos de pájaros que hacían vida en el río.

A lo La reina de África

Al rato de navegar por la parte más ancha del río, el barquero viró el mokoro para adentrarnos en un pequeño afluente en el que la vegetación abundante hacía que el camino fuera cada vez más estrecho hasta el punto de que casi avanzábamos comiéndonos las cañas. Un consejo para evitar comer cañas: poneos de pie si no os da pánico que la canoa se tambalee un poco (como a mí). Nos fuimos acercando a una isla del delta poco a poco hasta que el mokoro tocó tierra y bajamos.

Video: Botsuana, Safari en Mokoro (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send