África

Viajar a Botsuana en coche. Ruta de Johannesburgo a Serowe

Pin
Send
Share
Send


Esa mañana teníamos una jornada de larga conducción por delante. Dejábamos atrás Johannesburgo para cruzar la frontera de Botsuana hasta la población de Serowe. A continuación describimos cómo fue conducir por Sudáfrica y cómo pasamos la frontera de Martin's Drift en Botsuana.

El GPS nos indicaba que teníamos casi seis horas de viaje por delante, así que decidimos salir pronto de nuestro B&B en a las afueras de Sandton, Johannesburgo. Un poco más tarde de las seis y media arrancamos el coche y ya era de día. De hecho, ya empezaba a hacer bastante calor. Al conducir por Sudáfrica y Botsuana hay que tener muy en cuenta las horas de sol porque hay que evitar a toda costa conducir de noche. En noviembre, el sol salía a las cinco y media de la mañana y se ponía poco antes de las siete de la tarde.

Maletero preparado para la aventura

Al ser un lunes por la mañana, la autopista de entrada a Johannesburgo estaba bastante colapsada. Por suerte, nuestro alojamiento estaba a las afueras de Sandton y, al conducir en dirección a Pretoria, el tráfico era bastante fluido para salir de la megaurbe.


Conducir por Sudáfrica

Antes de salir de nuestro B&B, la propietaria nos dio un consejo: «conducid con precaución y no sobrepaséis el límite de velocidad. Los policías en Sudáfrica son muy corruptos y aprovechan cualquier excusa para dejarse sobornar. Si os paran, no cedáis al soborno y pedid que os pongan la multa». Por suerte, no tuvimos ningún encuentro con la policía, pero sí es verdad que durante el trayecto vimos varios agentes haciendo controles de velocidad.

Las autopistas en Sudáfrica están bastante bien. Están bien asfaltadas, tienen bastantes carriles (entre tres y cinco) y las áreas de servicio están genial: restaurantes, baños limpios, cajeros y aparcamiento con sombra. En la autopista que tomamos tuvimos que pagar cuatro peajes de 8,50; 40, 32 y 13 rands. En este trayecto pudimos pagar con tarjeta de crédito sin problema. Sin embargo, en el trayecto de vuelta la concesionaria de la autopista debía ser otra y no nos aceptaron ninguna tarjeta española, así que lo mejor es llevar suficientes rands encima por si acaso.

Área de servicio de Sudáfrica

Después de 235 km por la autopista N1, seguimos por la N11, que es una carretera convencional de un carril por sentido, durante 200 kilómetros más hasta Groblersburg, la puerta de salida de Sudáfrica. Varios consejos sobre este trayecto: la carretera está bastante bien asfaltada, aunque te puedes encontrar algún que otro bache y algún que otro trozo de rueda reventada en medio. El límite de velocidad puede ir de los 60 km/h a los 120 km/h, pero hay que ir con ojito porque os podéis encontrar con coches y camiones que van muy lentos.

Otro consejo es que, una vez hayáis salido de la autopista, repostéis gasolina y llenéis el depósito en Mokopane, una población bastante grande y animada a 25 km de la salida de la autopista. A partir de este punto apenas hay gasolineras y entre ellas puede haber muchos kilómetros de distancia. El último consejo: antes de repostar, preguntad primero cómo se puede pagar. Fuera de la autopista es muy raro que acepten tarjetas de crédito, así que os tocará pagar en efectivo. Nosotros paramos en la gasolinera y, al ir a pagar, nos dijeron que debía ser en efectivo y no nos llegaba. Por suerte, en la misma gasolinera había un cajero… ¡menos mal! Como dato informativo: pagamos 295 rands por 23 litros de gasolina.

Puesto fronterizo de Globersburg, Sudáfrica

Cruzar la frontera entre Sudáfrica y Botsuana en Groblersburg - Martin's Drift.

Cuando cruzamos la frontera me habría gustado que alguien me hubiera explicado con detalles cómo sería el proceso. Así me hubiera ahorrado el disgusto de tener que dar marcha atrás en Botsuana para tener que volver a Sudáfrica a buscar el sello de salida. A continuación os lo explico con más detalle.

Una vez se llega al punto fronterizo de Groblersburg, los agentes os darán un papelito en la entrada que tenéis que llevar a la oficina de inmigración. Aparcáis el coche delante y os dirigís primero a «Customs», donde tenéis que ir a la ventanilla de «Nothing to declare» (nada que declarar). Una vez os han sellado el pasaporte y el papelito, tenéis que ir algo más a la izquierda donde están las ventanillas de «Inmigration». Allí os sellarán el pasaporte conforme habéis salido de Sudáfrica. Con el pasaporte sellado, os montáis en el coche para conducir unos metros hasta una caseta cubierta. Allí tenéis que enseñar los pasaportes y el conductor tiene que bajarse para que el oficial pueda inspeccionar que el coche tiene los papeles en regla para salir del país. Es muy importante que vuestra compañía de alquiler de coches os dé la documentación necesaria para poder sacar el coche del país.

Video: Viajar a Botsuana en coche. De Johannesburgo a Serowe (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send