Asia

Llegada a Agra

Pin
Send
Share
Send


Ni en mil años me hubiera imaginado que en primera noche en un tren indio iba a dormir como un tronco. Quizás el Orfidal que me dio Sonia me sirvió para dormir más de 10 horas a pesar de las flatulencias de medio vagón. Estuve perreando en mi litera durante un rato hasta que, hacia las 12 del mediodía, me levanté por fin.

El día anterior, el tren había salido con casi 5 horas de retraso y ese día ya nos habíamos resignado a que lo habíamos perdido totalmente. Si el tren hubiera llegado según lo previsto (5:50 am), habríamos aprovechado para visitar Fatherpur Sikri y el fuerte de Agra por la tarde, pero al no ser el caso, estos dos enclaves se tendrían que quedar en la carpeta de asuntos pendientes para otra ocasión.

El problema no solo fue el retraso con el que salió el tren, sino el que llegó a acumular durante la noche por culpa de la niebla. Eran las 12 del mediodía y, según el revisor, aún teníamos tres horas largas por delante. Horas que empleamos en comer y hablar con Bonnie y Lucho.

A las 15:45 nuestro tren por fin llegó a la estación de Agra Fort. La estación de Agra Fort es bastante más pequeña que la de Varanasi y está justo delante del Fuerte Rojo. En la salida esperábamos encontrarnos con el taxista de nuestro hotel en la ciudad, pero no fue así. Cuando hice la reserva, les dije que seguramente llegaríamos a la estación de Agra Cantt, pero al comprar los billetes vimos que llegábamos a Agra Fort y avisé de ello. Aun así, parece ser que no se acordaron. Por tanto, cuando llamé al hotel me dijeron que el taxista estaba en la otra estación y que cogiéramos uno de los muchos e insistentes taxis que había fuera.

Al final fuimos con un taxista que nos estuvo insistiendo y merodeando un rato mientras acabábamos de resolver qué había pasado con la gente del hotel. Era joven y conducía como Fitipaldi. Mientras avanzábamos como en un rally, nos empezó a insistir para que le contratáramos al día siguiente porque nos podía llevar a visitar muchas cosas y tal, pero en cuanto llegamos a nuestro alojamiento, el señor Singh le dijo que nos dejara tranquilas y se fue.

Nuestro alojamiento en Agra era en la casa de la familia Singh: el Heritage Home Stay. La casa está situada en las afueras de la caótica y megaturística Agra, en una urbanización, por lo que dormir allí es como estar unos días con la familia. Nuestra habitación era amplia y tenía baño, aunque acaban de hacer algunas obras y la pared no estaba del todo pintada.

Video: 2011-01-28 02 CIUDAD FANTASMA-LLEGADA A AGRA. (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send