Asia

Redescubriendo Kyoto

Pin
Send
Share
Send


Por la mañana nos despedimos de Misato y Ken y fuimos directos a coger el Shinkansen dirección Kyoto. Fuimos hasta la estación de Shinagawa que era la que estaba más cerca de Shibuya, y una vez allí nos dirigimos a la oficina de reserva de billetes y pedimos un “Shitei seki” (asiento reservado).

Tren bala estacionado en la estación de Shinagawa.

El tren bala es muy puntual y a la hora prevista salimos. Como no sabía sobre qué hora pasaríamos por delante del Fuji-san, le pregunte al revisor y me dijo que se podía ver a las 12.38 am. Exactamente a esa hora pasamos por delante de él. La verdad es que poco se veía entre las nubes, pero lo que más me impactó es que no estaba nevado. Por la ventana vimos extensos campos amarillos de arroz a punto de ser recolectado y de té.

En cuanto llegamos a Kyoto nos fuimos al Hostel K's, que esta a unos 10 minutos caminando desde la estación central. Este hostel está muy bien, porque el staff es muy agradable y te ayuda en todas las gestiones que necesites. Lo único malo es que las ventanas no tienen persianas y a las 7 am nos despertábamos cada mañana.

En recepción nos dijeron que del hostel a Gion se podía ir caminando, ya que solo se tardaba unos 30 minutos. Así que fuimos dando un paseo. Cuando llevábamos unos 10 minutos de caminata paramos a comer en un pequeño restaurante un oyakodon y unos soba (fideos) cerca del templo Sanjûsan Gendô. El templo Sanjûsan Gendô (600¥) es el más largo del país y es famoso porque cobija mil estatuas de la diosa kannon de mil brazos. La verdad es que impresionaba bastante ver tanta estatua junta.

Estatuas de kannon en Sanjûsan Gendô.

Camino a Gion vimos pasar a una maiko corriendo por una callejuela como si fuera el conejo de Alicia en el país de la maravilla, entonces nos percatemos de que ya habíamos llegado. Decidimos ir detrás de ella y llegamos a la puerta de un teatro o algo parecido, de donde salía gente que había estado viendo una función, y en la puerta había varias geishas y maikos dando las gracias a los asistentes. La verdad es que fue todo un regalo para la vista ver a tanta maiko junta, sobretodo porque para nosotros era la primera vez que veiamos geikos y maikos. Después decidimos seguir caminando hasta Shijo-dori que es una calle comercial que sale del Santuario Yasaka y que está llena de tiendas de artesanía y comida que son para morirse comprando.

Video: KAI HAKONE ONSEN RYOKAN EN LAS MONTAÑAS (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send