África

Guía resumen del viaje a Uganda de 15 días

Pin
Send
Share
Send


Un destino impresionante, un pasaporte roto en un país sin embajada española, carreteras de pista interminables, animales salvajes al borde de la extinción, pérdida de casi todo el dinero, una insolación, hoteles de mala muerte y gente increíble. No, no es el típico tráiler de la última superproducción de Hollywood, sino el resumen de nuestro viaje a Uganda.

Día 1: Kampala
Día 2: Safari en el Queen Elisabeth NP
Día 3: Safari en el Queen Elisabeth NP
Día 4: Safari en el Queen Elisabeth NP
Día 5: De Queen Elisabeth NP al Butogota
Día 6: Llegada al Bosque impenetrable del Bwindi NP
Día 7: Conocer a los pigmeos Batwa en el Bwindi NP
Día 8: Rastrear los gorilas de montaña en el Bwindi NP
Día 9: Del Bwindi NP a Kampala
Día 10: Safari en el Murchison Falls NP
Día 11: Safari en el Murchison Falls NP
Día 12: Safari en el Murchison Falls NP y vuelta a Kampala
-
Día 13: El nacimiento del Nilo en Jinja
Día 14: Jinja
Día 15: Regreso a casa

Hay una separación entre el día 12 y el 13, y es que finalmente decidimos volver antes a casa y la parte de Jinja no llegamos a hacerla.

Uganda es conocida como la perla de África, un destino que está empezando a destacar, pero que no es país para pusilánimes ni para viajeros con presupuesto limitado. Esta era nuestra primera incursión en la denominada «África negra» y reconozco que yo me había empecinado en visitar África durante el 2012. Pensaba que tenía una cuenta pendiente con este continente que tenía que solventar lo antes posible. De hecho, la elección del destino fue un poco tortuosa. Primero pensamos en Uganda, luego en Kenia, después casi nos decidimos por Botsuana, volvimos a cambiar y casi acabamos yendo a Tanzania, hasta que finalmente cerramos el círculo viajando a Uganda. Lo que nos tiraba para atrás de todos estos países era el precio y las dificultades, y es que, aunque a mucha gente le pueda sorprender, viajar al África del este es caro, muy caro, incluso viajando por tu cuenta y de mochilero.

Perdón, sí que es posible viajar relativamente barato a Uganda o a África en general, pero siempre y cuando no se visiten parques naturales (o sea, nada de safaris), se viaje en transporte público (muy deficiente) y se duerma en hoteles o moteles regentados por gente autóctona. Si os saltáis alguna de estas condiciones, el precio irremediablemente se dispara. En principio, conseguimos organizar un viaje de dos semanas por unos 2000€, que incluía el rastreo de los gorilas en Bwindi, y digo «en principio» porque al final el precio se acabó disparando con todos los contratiempos que tuvimos. De hecho, incluso decidimos volver dos días antes a casa. Mucha gente nos ha preguntado si de verdad lo pasamos tan mal en África para volver antes, así que luego os daré mi explicación.

Sea como sea, si la gran ilusión de vuestra vida es hacer un safari, Uganda NO es vuestro destino. Para ello es mejor ir a Kenia. Por desgracia, durante muchos años en Uganda no se controló a los cazadores furtivos y eso, sumado a los conflictos entre las poblaciones cercanas a los parques nacionales, han dejado muy mermado el número de ejemplares de animales salvajes. Poco a poco, se está trabajando en repoblar los parques, pero la naturaleza requiere su tiempo. Por ejemplo, en Uganda casi no hay rinocerontes, solo se pueden ver unos diez ejemplares en el santuario de Ziwa. En cuanto a leones, en el Queen Elisabeth National Park solo hay unos doscientos ejemplares en un área de casi 2000 kilómetros cuadrados, con lo que es más fácil que te toque la lotería que conseguir ver un felino. Lo que sí que es cierto es que a diferencia de otros países en Uganda haréis los safaris casi solos, sin más coches en el parque, lo que hace que sea único.

No obstante, si la gran ilusión de vuestra vida es estar delante de uno de los pocos ejemplares de gorila de montaña que quedan en el mundo, Uganda sí es vuestro destino.

Visado de entrada a Uganda

Para entrar en el país es necesario tramitar un visado que se puede conseguir en el aeropuerto a la llegada, siempre que al pasaporte le queden por lo menos 6 meses de validez. Cuesta 50$.

Cuándo ir a Uganda

Uganda está situada en el ecuador, por lo que las temperaturas suelen ser más o menos iguales durante todo el año. Solo tiene dos estaciones: la seca y la lluviosa. La estación lluviosa suele ir de marzo a mayo y de octubre a diciembre. En el sur del país las temperaturas son más bajas y suele llover más a menudo que en el norte. Nuestro consejo es que viajéis durante la estación seca, ya que gran parte de las carreteras son de pista y los coches se pueden quedar atascados en el barro.

Qué moneda usar en Uganda

Cuando se piden presupuestos y precios, normalmente te los dan en dólares, pero obviamente una vez en el país casi todo se paga en la moneda oficial, que es el chelín ugandés. En los mismos hoteles donde te dan el precio de las habitaciones en dólares americanos, la comida se debe pagar en chelines. Esto tiene su lógica, sobre todo en las localidades más remotas, en las que no hay bancos y los negocios no lo tienen fácil para cambiar la moneda extranjera. A todo esto hay que sumarle que las comisiones de cambio de moneda son bastante abusivas y llegan al 7% de comisión.

Mi consejo es que para pagar los safaris y los hoteles que tengáis reservados en dólares americanos, cambiéis la moneda en España. Si es posible, preparad los importes exactos para pagar en cada sitio para que no tengáis que pedir cambio. Si os dan cambio, estad muy atentos porque en Uganda solo se aceptan dólares americanos emitidos a partir de 2006. Si los billetes son anteriores, no los aceptarán y, es más, cuando os den cambio, fijaos bien porque siempre intentan colar billetes anteriores al 2006 y os podéis encontrar que al pagar en otro sitio no os los acepten. A nosotros nos pasó. No nos fijamos en los cambios y volvimos con 80$ que allí no pudimos usar.

Para sacar dinero, usamos los cajeros de la capital. La comisión varía según el banco y puede ser de un 4% de lo extraído o de 4€, al menos en mi banco. La cantidad máxima que se suele poder extraer en los cajeros de Uganda es de 680 000 (204€) o 750 000 chelines (225€). Eso sí, antes de ir a los parques naturales, haced acopio de dinero porque allí no hay cajeros, ni bancos, ni se puede pagar con tarjeta.

En el 2012 no había vacunas obligatorias para viajar a Uganda, pero en nuestro caso nos recomendaron tener la de la fiebre amarilla, el tifus y el cólera. Aunque quizás la malaria sea la enfermedad con la que hay que vigilar más. Es recomendable tomar medidas profilácticas para la malaria, nosotros tomamos Malarone, que nos lo recetaron en Sanidad Exterior.

Como era nuestro primer viaje a un país con mucha malaria, fuimos un poco paranoicos con el tema. En principio el mosquito hembra que puede infectarte con la enfermedad pica durante el amanecer y el atardecer. Es en estos momentos del día cuando hay que tomar más precauciones, usar repelentes tipo Relec extrafuerte o Goibi. Además, unos días antes de partir, impregnamos toda nuestra ropa en una solución de permetrina, que impide que los mosquitos te piquen atravesando la ropa. Lo hicimos siguiendo las instrucciones del siguiente vídeo:

Viajar a África no es cosa de niños en cuanto a enfermedades se refiere y hasta se te pueden quitar las ganas de ir solamente con leer la larga lista de enfermedades que puedes coger en el país, pero se pueden evitar con un poco de sentido común. Para más información, lo mejor es que visitéis el centro de vacunación más cercano al menos un mes y medio antes del viaje. Allí os asesorarán sobre las condiciones sanitarias actuales del país.

Cómo ir del aeropuerto de Entebbe a Kampala

Como nosotros íbamos a llegar a las cuatro de la madrugada, le pedimos al personal del hostal si nos podía enviar un taxista. El taxi nos costó 90 000 chelines (25€). Del aeropuerto a Kampala se tarda unos 45 minutos si no hay tráfico; si hay tráfico se puede tardar un tiempo indefinido porque Kampala es una de las ciudades con el tráfico más caótico del mundo.

En Kampala nos alojamos en el Red Chilli Hideaway, un hostal casi en las afueras de Kampala que dispone de dormitorio común, habitaciones dobles y pequeñas casitas o cottages. El alojamiento es muy básico, pero este hostel organiza los safaris más competitivos de casi toda África del este. Por eso decidimos alojarnos aquí. No os aconsejo que os alojéis en el dormitorio común si sois de sueño ligero. Es de lo más cutre que he visto y el baño está a un paseo. Además, como los vuelos a Uganda suelen llegar a horas intempestivas, la gente está entrando y saliendo de la habitación durante casi toda la noche. Esa fue mi primera noche sin pegar ojo.

Además de tener unos safaris muy competitivos, el Red Chilly Hideaway es un punto de reunión de viajeros Uganda. Ofrecen todo tipo de facilidades para organizar vuestro viaje. El bar restaurante está bastante bien, tiene una terraza muy grande, un buen ambiente y sirve comidas internacionales y tentempiés durante el día.

Es la capital de Uganda y una gran urbe. No os puedo hablar de la ciudad porque apenas la exploramos. El primer día quedamos con Charlotte, una inglesa afincada en Kampala, que es autora del blog Diary of a muzungu. El primer día nos vino a buscar al hostal y nos llevo al lago Victoria para ver el mercado de Ggaba y al slum deNamuwongo, el segundo más grande de la ciudad, de la mano de Ronald, un ugandés que trabaja para mejorar las condiciones de vida allí.

Los safaris, juntamente con el rastreo de los gorilas, es lo que más dispara el precio del viaje a Uganda. Nosotros hicimos dos safaris que organizamos con el hostel Red Chilli Hideaway: el safari al Queen Elisabeth NP y al Murchison Falls NP.

Este fue el primer safari que hicimos. Nos costó 350$ y el precio incluía transporte, entradas al parque, alojamiento en dormitorio compartido durante tres noches y las siguientes actividades: game drive de 4 horas por las llanuras de Kaseny, crucero por el canal de Kazinga, visita guiada por una comunidad situada en la ladera de las montañas Rwenzori, taller de artesanía con las mujeres de la comunidad de Kikorongo y paseo por el bosque de Maramagambo. Esta última actividad se puede substituir por un rastreo de chimpancés por el Kyabura Gorge pagando 50$. Nosotros no lo hicimos y la verdad es que nos arrepentimos. En los safaris sobre todo vimos bambis de todo tipo y búfalos. También vimos hipopótamos y elefantes, pero ningún felino. Nuestro grupo era pequeño y, aparte de nosotros, solo incluía una pareja de Finlandia y un chico holandés.

Durante el safari por el Queen Elisabeth NP nos alojamos en el dormitorio del Simba Safari Camp. El precio del safari incluía la habitación compartida y vimos que estaba limpia, pero las mosquiteras estaban puestas de manera que no eran nada útiles. El baño compartido estaba muy bien, era nuevo y estaba muy limpio. Las comidas no estaban incluidas, pero los precios no eran muy desproporcionados y la comida estaba bastante buena.

El hotel tiene dormitorios compartidos, habitaciones dobles, tented camp y zona de acampada. El problema es que si querías dormir en una habitación privada tenías que pagar el precio entero, que eran 50$ extras por noche, y no te descontaban lo que ya habías pagado por el dormitorio compartido. Eso también pasaba en el Red Chilli, ya que la noche anterior al safari está incluida en el precio dormir en el dormitorio común, pero si quieres dormir en una habitación privada tienes que pagar el precio entero. Me pareció un poco timo.

El transporte público en Uganda es muy deficiente, lo que, sumado a las malas carreteras, puede hacer que el viaje sea un poco infernal y muchas veces nadie te puede garantizar si los matatus (las furgonetas compartidas) llegan hasta el punto al que quieres ir. Del Queen Elisabeth National Park a Bwindi hay unas cuatro horas en coche, lo que no tenía sentido era volver a Kampala (8 horas de coche) para al día siguiente ir en autobús hasta Bwindi (16 horas). Así que para ahorrar tiempo y sufrimiento decidimos contratar un conductor privado hasta Bwindi por 300 000 chelínes (90€).

Aquí tuvimos un problema de planificación que fue el inicio del declive de nuestro viaje a Uganda y es que en lugar de decirle que nos llevara a Buhoma, a los pies del Bwindi NP, le dijimos al conductor que nos dejara en Butogota, un pueblo a media hora de donde sale el autobús. La idea era controlar el horario y la parada para planificar el regreso a Kampala después de haber visto los gorilas.

Butogota es un pueblecito algo caótico formado por una serie de casas al lado de una carretera sin asfaltar. El Green Tree es el único alojamiento abierto que encontramos en Butogota. Es un motel donde normalmente se hospeda la gente de los alrededores que toma el autobús hacia Kampala, ya que sale a las 4 de la madrugada.

El motel tiene habitaciones con un baño pequeño y ducha sin agua caliente. Las mantas, como en la mayoría de los hoteles que estuvimos, no han pasado por la lavadora en años. El hotel en sí no está tan mal, de hecho, en la India estuvimos en habitaciones peores, pero el ambiente por la noche no era bueno. Mucha juerga y gente entrando y saliendo de habitaciones con actitudes sospechosas. Y claro, nosotros que éramos los únicos muzungus allí (y diría que a kilómetros a la redonda) cantábamos más que una almeja.

Lo que hizo que ese motel se convirtiera en el «hotel de la muerte» fue que alguien intentó cerrar nuestra puerta por fuera mientras nosotros estábamos dentro (y dejarnos encerrados allí). Aun no sabemos por qué ni con qué propósito, pero hizo que nos vinieran a la mente todo tipo de razones paranoicas, que me acompañaron durante el resto del viaje y me amargaron bastante la experiencia. Como ya era de noche, estábamos en medio de la nada y no teníamos adonde ir, acabamos por pasar la noche allí. Yo no pegué ojo en toda la noche y cuando salieron los primeros rayos de sol recogimos las cosas y salimos pies para que os quiero hacia Buhoma.

Como os he comentado, el autobús que une Kampala con Bwindi solo llega hasta la población de Butogota. Allí se puede ir hasta Buhoma en taxi privado, que cuesta 50 000 chelines, o en boda-boda. El boda-boda no es más que un señor con moto que te lleva de paquete. Es el medio más barato de moverse por allí, pero también el más peligroso, ya que muchos conducen como locos y vas sin casco ni seguro. Charlie, de Diary of a Muzungu, me dijo que el gobierno está pensando aplicar leyes más estrictas porque hay muchos accidentes. Nosotros fuimos en taxi. Al salir del hotel buscamos uno y un señor de allí se encargó de llamar a un conductor por teléfono móvil. En unos minutos lo teníamos en la puerta del hotel y nos dejó en Buhoma en unos 30 minutos.

Buhoma es el pueblo desde donde salen las expediciones para rastrear los gorilas y, como ver los gorilas es caro, alojarse allí también lo es. En la zona hay varios lodges regentados por extranjeros que son muy caros. Una noche te puede costar perfectamente 500$. Obviamente, no nos podemos permitir pagar esos precios y, aunque pudiéramos, ese dinero iría a manos extranjeras, con lo que la gente del pueblo acaba viendo poco dinero.

Pin
Send
Share
Send