Europa

Granada

Pin
Send
Share
Send


Como comenté en un post anterior, este agosto fuimos un par de días a Granada. Cuando estuve buscando alojamiento allí, me sorprendió que al ser agosto los precios no fueran muy caros. Encontré algunos hoteles y pensiones por el centro que costaban unos 30 euros la noche, pero después de pensarlo bien decidí que lo mejor era un hotel que no estuviera en el centro para poder aparcar el coche en la calle y que tuviera piscina para poder refrescarnos durante las horas de siesta. El hotel que cumplía a la perfección estos dos requisitos era el hotel Maciá Real de la Alhambra (4*). El hotel, que es muy moderno, está a las afueras de la ciudad y a cinco minutos en coche de la Alhambra. La habitación triple nos costó 70 euros la noche sin desayuno y el hotel ofrecía un autocar descapotable que te llevaba al centro a las 10.55h y te traía de vuelta a las 12.55h. En Granada estuvimos dos días y básicamente uno lo pasamos paseando por la ciudad y por la Alhambra y el otro haciendo una pequeña excursión por la Alpujarra.

El atardecer sobre la Alhambra vista desde el mirador de San Nicolás.

Comer en Granada es barato, básicamente porque cuando te pides algo de beber (no hace falta que sea una bebida alcohólica) te dan una tapa que es tan grande que con un par de bebidas casi comes. Como tenía família allí, mi hermano me llevó a bares que él conocía y que estaban bien. Estuvimos en la cervecería Ecu (Paseo Emperador Carlos V, s/n) del barrio del Zaidín, en la que nos dieron de primera tapa un bocadillo de hamburguesa con huevo frito y de segunda un bocadillo de bacon con lechuga.

La ciudad tiene mucho encanto, sobre todo el barrio del Albaicín (hay que perderse caminando por allí) con la calle de las teterías (que esta vez me pareció mucho más caro que la anterior vez que fui a Granada) y el mirador de San Nicolás, donde se puede disfrutar de una panorámica espectacular de la Alhambra. Al lado del mirador está la Gran Mezquita de Granada, que también dispone de un mirador, pero esta cierra a las 21 horas y no pudimos entrar (queda pendiente para la proxima vez). También hay que destacar los alrededores de la plaza Bib-rambla, que están llenos de tiendas con productos de cualquier zoco del norte de África. Aunque esa zona tiene mucho encanto, la verdad es que me dejó un poco fría, porque sinceramente, y espero que esto no suene mal, no me mal interpretéis, está bien recordar el pasado árabe de la ciudad pero sin olvidar el presente. A veces me daba la sensación que no estaba en Granada sinó en otra ciudad.

Al día siguiente fuimos a la Alhambra. La Alhambra sin duda es el reclamo más importante de Granada y es sencillamente espectacular. Las entradas se deben comprar por anticipado, ya que en la taquilla solo venden un número reducido de entradas para el mismo día. Nosotros las compramos vía Servicaixa y dos semanas antes ya no quedaban entradas en horarios de mañana, y como por la tarde aprieta mucho el calor, las compramos para entrar a los palacios nazaríes a las 6 de la tarde. ¡CRASO ERROR! Porque la Alhambra cierra a las 8 de la tarde y en dos horas es totalmente imposible verlo todo. Al menos son necesarias 4 horas.

Video: Resumen de Athletic Club vs Granada CF 2-0 (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send