América

Segundo viaje a Nueva York: Soho, Chinatown y el Top of the rock

Pin
Send
Share
Send


Día 6. Último día entero que pasaríamos en la ciudad. Para esa mañana nos habíamos reservado el Soho para mirar tiendas. Para desayunar quisimos hacer algo especial, íbamos a ir al Balthazar, lugar de moda y donde nos habían recomendado ir a desayunar o hacer un brunch. Se tiene que de decir que el Balthazar es uno de esos sitios en los que te dicen al entrar:

-Por favor, deje su riñón en caja antes de pasar a su mesa, gracias.

Desayunando en el Balthazar

Es muy caro, al menos para lo que yo considero que debería valer una tortilla, pero antes de quejarme del precio, pasemos a hablar del local. El restaurante es la típica cafetería o brasería parisina que para los americanos es el súmum de lo chic, pero incluso hasta copiando todo lo malo de éstas: mesas pequeñas tan juntas al vecino que puedes participar en la conversación de éste y sillas de madera incómodas. Por cierto, nuestra mesa encima cojeaba y no vinieron a arreglarla hasta que casi se derrama medio zumo. Yo me pedí una tortilla de queso (ya sé que había dicho que no volvería a comer huevos, pero ese día fue el refinitivo), con tostadas y zumo de naranja. Por cierto, allí los zumos de naranja «naturales» se llaman fresh oranje juice, pero para mí que el fresh hace referencia a que es refrigerado, porque ni en el Balthazar lo pusieron recién exprimido. El servicio muy atento, pero la comida tampoco era nada excepcional. La tortilla estaba buena, pero las patatas estaban recalentadas. En fin, que después de pagar 30$ por barba por comer huevos, nos fuimos un poco moscas.

Para mí que empezamos con mal pie el día porque tengo que decir que el Soho me decepcionó mucho. Sí, es muy bonito, todas las tiendas son muy fashion, pero no se puede comprar nada y la verdad es que tanto pijerío me empezó a dar urticaria. A veces Gemma y yo hacíamos apuestas de cuánto podía costar algo que había en un escaparate (ella dice que 150 y yo que 350) y disimuladamente entrábamos a mirar lo que valía:

-¡Pues eran 800!
Ése es otro nivel.


Una de las tiendas que visitamos en el Soho fue la Pearl River, que es una tienda china súpergrande casi en la frontera entre el Soho y Chinatown. La tienda esta súperbien y se pueden encontrar cosas de China y Japón. Otra de las tiendas que visitamos fue The clothing Warehouse, que era una tienda que tenía cosas nuevas y de segunda mano que estaba muy bien. Además, las dependientas eran muy simpáticas y estuvimos hablando con ellas un buen rato, sobre el clima (topicazo para empezar una conversación) y de que casi todo el mundo cuando va a Nueva York nunca sale de Manhattan. Nos felicitaron por haber visitado tantas cosas fuera de la isla y nos fuimos a visitar Chinatown y Little Italy.

Interior de la tienda Pearl River.

Sobre Chinatown, poco más que contar no que no haya dicho en otras entradas, y sobre Little Italy, la verdad es que me gustó más que la primera vez que fui. El ambiente de las calles, las tiendas y los colores me gustaron mucho. Aunque el Little Italy cada vez es más «little» por qué se lo está comiendo Chinatown.

Paseando por Little Italy

Fuimos deambulando por las calles hasta llegar a un Whole Food Market, supermercado de comida «sana» que también tenía un deli con mesas y sillas para sentarse a comer lo comprado. Mientras me comía un puré de verduras llegamos a la conclusión que habíamos visto muy pocos supermercados en la ciudad. Delis, un montón, pero supermercados con comida fresca, muy pocos. Al volver a Barcelona, Sarah, mi profa de inglés, me explicó que leyó un artículo sobre el tema y esto estaba pasando por el alto precio de los alquileres de los locales en Manhattan.

Video: VLOG NUEVA YORK. Dia 3 y 4: Puente Brooklyn, Chinatown, Soho, Top of the Rock. . AniPills (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send