África

De Windhoek a Sesriem: puerta de entrada a Sossusvlei y al desierto del Namib

Pin
Send
Share
Send


Seguimos con los relatos del viaje a Nambia de 15 días que hicimos en agosto de 2016. En esta ocasión partimos de Windhoek, la capital de Namibia, para ir hasta Sesriem: puerta de entrada a Sossusvlei y al desierto del Namib.

Ese día nos teníamos que dirigir hasta Sesriem donde pasaríamos las dos siguientes noches. No teníamos claro cuál era la mejor carretera para llegar a Sesriem y tras consultarlo con varias fuentes tomamos la ruta que os detallamos en el relato. Por desgracia, no es la carretera más fácil para acceder de Windhoek a Sesriem. La ruta más segura os la explicamos a final del artículo.

A las seis y media dejamos el Urban Camp y a las 7:40h estábamos en Rebohot. Paramos en la gasolinera Puma para tomar dos cafés y un donut (48$). También aprovechamos para llenar el depósito (300$) y poner la presión de las ruedas a punto para pista. A partir de ahí teníamos que tomar la carretera C24 hasta Sesriem. No sabíamos exactamente cuánto tardaríamos y por eso quisimos salir con mucho tiempo.

Un par de minutos después de salir de la gasolinera (8:12h) encontramos el desvío de la C24 en dirección a Klein Aub. Ahí se acaba el asfalto y empieza la carretera de pista. A Klein Aub marca que hay 90km. Al principio de la vía, el máximo de velocidad que marca es de 80km, pero más adelante sube a 100km. Nosotros no pasamos de 60-70km porque la pista esta en bastante buen estado, pero acumula mucha arena y piedrecitas y con un coche de ciudad hay que extremar la precaución. Llegamos a Klein Aub a las 9:40am. Es un pueblo pequeño con casas desperdigadas. La carretera no indica nada, así que seguimos todo recto hasta llegar a una desviación. Si seguíamos recto íbamos por una carretera D hacia Rietog, pero como no sabíamos en qué estado iba a estar, giramos a la derecha y seguimos por la C24. (Aquí es donde nos equivocamos).

Aquí es donde cometimos el error. Teníamos que tomar la M47 y seguimos por la C24.

A las 10:11h encontramos otro desvío. Esta vez ya señalaba Solitaire por la C24. Seguimos por esa carretera, que es un poco peor, durante 41km.

La carretera serpentea como una culebra loca un terreno de colinas rocosas muy juntas entre sí y de bellos tonos entre ocre claro a terroso rojizo intenso. Es una montaña rusa de bajadas repentinas y subidas de pendiente intensa que terminan en curvas angulosas por las que pronto aprendimos que había que circular con mucho mucho cuidadito. De lo contrario, es facilísimo que la gravilla te haga derrapar en una curva y el coche se desparrame por un pequeño precipicio inclinado.

Subir por una pendiente con grava sin querer pegarte al lado donde el camino desciende abruptamente mientras rezas que al otro lado de la subida no haya un coche que avanza en el sentido contrario es una experiencia bastante desagradable. Y tras una de estas bajadas pronunciadas con el pie en el freno, nos topamos con una charca enorme en medio de la carretera.

Las huellas de neumáticos que la rodeaban no daban mucha seguridad por diestra ni por siniestra. Después de examinar la situación, nos decidimos por la izquierda y el coche pasó con una rueda en el barrizal de marcas de neumáticos y la otra en el charco. Unos cuarenta minutos de pesadilla más tarde, en el que por supuesto nos cruzamos con coches yendo a toda pastilla por la gravilla, el valle se ensanchó sobremanera y empezamos a atravesar un desierto cada vez más rojizo.

A las 11:05 llegamos al cruce de la C14 y giramos a la izquierda en dirección a Sesriem. Quedaban 87 km. Justo después giramos a la derecha por la D-1273 en dirección a Sesriem durante 10 km. A las 11:17 giramos a la izquierda en dirección a Maltahöhe por la C19. Este último tramo de carretera estaba mucho mejor, pero aun así había que vigilar la velocidad ya que de sopetón te encontrabas con tramos más arenosos, otros más corrugados, y otros con pedruscos, lo que hacía que pudieras perder la estabilidad del coche con facilidad. Finalmente llegamos a las 12:30h al Sossus Oasis Camp Site donde íbamos a pasar las dos siguientes noches explorando Sesriem y Sossusvlei.

Este fue el alojamiento que más nos costó cerrar. Para visitar Sossusvlei lo mejor es quedarse dentro del parque nacional o en la puerta. Las diferentes alternativas caen muy poco lejos. Ya en el mes de abril nos fue imposible encontrar dónde acampar dentro del parque. En el Sossus Oasis Camp Site conseguimos dos noches justo al final de nuestro periplo por Namibia. Antes estaba todo lleno. Nos alojamos en una unidad privada que consistía en una veranda con sombra y dentro un baño con ducha privado y una zona de lavadero. Esta junto a una estación de servicio que tiene una pequeña tienda y algunas comidas rápidas. Dentro de la gasolinera está la recepción del camping, que cierra a las 18h.

Después de comer nos dispusimos a visitar el parque. La entrada cuesta 80$ por persona más 10$ del coche por día. Tardamos un rato en entrar porque el vigilante de la puerta se enrollaba un rato largo con todo el mundo que quería salir, y como solo había una puerta de entrada y salida, te tenías que esperar.

Después de que nos registraran el vehículo, fuimos a la recepción del parque para pagar el permiso y así ya tenerlo listo para el día siguiente. Como eran las dos y media de la tarde y esa semana cerraba a las 5:30pm, nos dijeron que solo teníamos tiempo de visitar el cañón de Sesriem y la duna Elim, que están justo en la entrada del parque.

Video: Namibia Sossusvlei 5 Bajada corriendo de duna con caída final 2016 (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send