Europa

Explorando el Perigord Negro: Proumeyssac, Sarlat y Beynac

Pin
Send
Share
Send


Tal y como amenazaban los pronósticos meteorológicos, el día se levantó lluvioso y frío, así que decidimos ir a visitar esa mañana una de las numerosas grutas y cuevas que hay en la zona. Antes, fuimos al cercano pueblo de Le Bugue a desayunar a una pastelería-cafetería por la que habíamos pasado la tarde anterior. Ese sábado se celebraba en Le Bugue el mercado semanal. En él se podía comprar frutas y verduras, quesos de la zona, pescado y hasta paella. Nos sentamos en la pastelería y allí había una pareja de vascos (supongo porque él llevaba la camiseta del Atleti de Bilbao) y la chica le decía:

- Yo quiero un croissant y un café con leche.
- ¡Pues ya me dirás como leches lo pido!

En Francia prácticamente no había ninguna carta traducida para turistas, y menos aun en español, claro. Pero por suerte, Míriam habla muy bien francés y nos hacía de traductora.

Tras desayunar, nos dirigimos a le Gouffre de Proumeyssac, una sima cercana a Le Bugue que tiene unas estalactitas espectaculares por toda la zona cavernosa. Aunque este pozo no se exploró hasta 1907, la existencia de su entrada se conocía desde la Edad Media. Al principio los vecinos de la zona lo utilizaban de vertedero y finalmente los malhechores lo utilizaron para tirar los cadáveres de sus víctimas, así que la policía lo acabó tapando, hasta que en 1907 las bóvedas, que estaban totalmente podridas, se hundieron. Entonces los propietarios mandaron a llamar a un pocero que bajó en un barril atado a una cuerda y una sola vela para iluminarse y entonces descubrió la maravilla natural de esta sima.

Antiguamente, para visitar la sima se tenía que descender con una cesta que era subida y bajada por animales de carga. Actualmente se entra a través de un túnel excavado posteriormente. Aunque si uno prefiere bajar desde la cúspide de la bóveda, lo puede hacer pagando la entrada de 16,50 euros. Nosotros pagamos la normal (8,60€) y accedimos a la sima caminando por el túnel. Es realmente impresionante la cantidad de estalactitas que las filtraciones de agua han ido creando y durante la visita guiada de 50 minutos nos fueron explicando curiosidades de esta sima y su historia.

Al finalizar la visita guiada nos fuimos a Sarlat, ya que los sábados también se celebra el mercado semanal y precisamente ese sábado la oficina de turismo organizaba una visita guiada en español por la ciudad y queríamos comprar las entradas antes de que se agotaran. Entre las paradas del mercado destacaban sobre todo las de comida: quesos, dulces, foie gras, setas, etc. Nosotros entramos en el mercado cubierto que está dentro de una antigua iglesia gótica tuneada y allí un vendedor muy simpático nos atiborró a gâteau de castaña y nueces, bizcocho típico de la zona y que él vendía muy hábilmente, porque al final le compramos un par de ellos.

Tras las compras, fuimos a comer a un restaurante. Sartat es famoso por ser la tierra del foie, y todos los restaurantes del pueblo están especializados en este manjar. Nosotros comimos en el restaurante Délice/L'epicerie Peridorde, que está al lado de la plaza de las ocas. Allí tuvimos la oportunidad de degustar un foie gras de canard mi-cuit con mermelada de cebolla y higos con pan tostado que estaba de muerrrte. Y de postre, gâteau de nueces bañado con salsa inglesa. Creo que ese día Míriam y yo nos comimos un gâteau entero las dos solas.

Tras la comilona fuimos a buscar el coche y nos dirijimos a hacer el check-in en el hotel Le mas de Castel, donde pasamos dos noches. El hotel está cerca de Sarlat, pero es una casa rural muy bonita y acogedora. Tras dejar las bolsas en el hotel, subimos al coche y fuimos a visitar Beynac.

Video: Camping Dordoña - Péneyrals - Camping Sarlat - Aquitania (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send