Europa

Descubriendo Siracusa y la isla de Ortigia

Pin
Send
Share
Send


El parque arqueológico de Neapolis está situado en la parte alta de Siracusa, y se compone de tres partes: el teatro griego, el anfiteatro romano y la latomía. El teatro griego es de los más grandes del mundo y se dice que Platón dio allí un discurso sobre su idea de República, aunque no gustó mucho al tirano de la ciudad. El anfiteatro romano está lleno de malas hierbas y no es muy espectacular, y finalmente, la latomía fue una cantera enorme de la que se extrajo cuatro millones de metros cúbicos de material para la construcción y que más tarde también sirvió de prisión y de taller para fabricar cuerdas. Por esta zona se halla la supuesta tumba de Arquímedes.

Con la entrada de 9€ se tiene acceso al teatro y a la latomía del paraíso. Cuando entramos en el teatro, vimos que estaban preparando una representación y estaban haciendo pruebas de iluminación. La zona del coro estaba recubierta con un entarimado y el fondo del escenario estaba decorado con una pared de madera que forraba parte de la escenografía. Además, parte de las gradas de piedra estaban cubiertas con unas gradas de madera más uniformes y más lisas. Por ello, no pudimos contemplar el teatro antiguo en todo su esplendor, aunque es positivo que siga usándose para representar dramas clásicos.

Sobre las gradas se hallan una serie de tumbas excavadas en la roca y también el Ninfeo, un manantial de agua donde los actores se reunían antes de empezar la obra. En tiempos antiguos, el fondo del escenario era el fabuloso paisaje del mar Mediterráneo, que aún se ve por encima de las copas de los pinos.

Respecto a la latomía, ahora es un pequeño parque con senderos rodeados de vegetación que conducen a una cueva artificial de techo muy alto a la que Caravaggio denominó “la oreja de Dionisio” y que se usó como pantalla sonora en algunas representaciones teatrales. Al lado hay otra cueva llamada “de las candeleras” donde antaño habían trabajado estos artesanos para aprovechar la humedad de la cueva en la fabricación de cuerdas. En medio del parque destaca un enorme pilar de piedra natural. ¿Tal vez los griegos excavaron toda la roca de su alrededor? Bueno, en realidad, quieres excavaron la roca fueron los esclavos, a menudo prisioneros de guerra, como los atenienses derrotados en la batalla de Siracusa.

La entrada de 9€ también incluye la visita al museo arqueológico Paolo Orsi, que contiene esculturas encontradas en las excavaciones de Siracusa, pero no entramos por falta de interés museístico de la mitad de nuestro equipo. La próxima vez será…

Por descuido, tampoco llegamos a visitar la zona de la antigua necrópolis, adjunta a la latomía, donde, según algunas guías, está la tumba de Arquímedes, aunque en otras se afirma que esa tumba se atribuyó erróneamente al gran sabio. También nos dejamos para la próxima vez la visita a las catacumbas de la iglesia de San Juan, donde se refugiaron muchos cristianos en tiempos de la persecución.

Lo que hicimos esa tarde, después de comer, fue alquilar una audioguía en un quiosco de la calle via Roma e ir visitando diversos puntos del barrio de Ortigia mientras escuchábamos la información relacionada. A continuación, reproducimos parte de lo que aprendimos con ella.


La Catedral (o templo de Atenea)
se construyó aprovechando el templo a Atenea construido siglos antes tras la victoria de la colonia griega contra los cartaginenses. Tenía un escudo dorado en la parte alta que servía de referencia a los marineros. Originalmente, estaba orientado al este, igual que el templo de Apolo. Sin embargo, con la llegada del cristianismo, la fachada se instaló en el extremo contrario y se rellenaron los espacios de las columnatas laterales para crear las tres naves típicas de las basílicas. Es curioso entrar en esta catedral de fachada barroca y ver columnas dóricas mucho más antiguas sosteniendo el techo.

Video: Agrigento y B&B Villa Adriana, San Leone - Guía de Viaje Sicilia, Día 4 (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send