Diarios de viaje

2011: balance de un año viajero

Pin
Send
Share
Send


Hoy es el último día del 2011 y es el día en el que nos dedicamos a hacer balance (de lo bueno y malo, como diría Mecano) del año que justo acaba. Este año ha sido muy intenso para mí en muchos sentidos. En cuanto a este humilde espacio, lo destacaría como el año de los blogtrips y de un nuevo comienzo, pero vayamos por partes.

Al igual que en el 2010, en el que viajé a Nueva York, empecé el 2011 con un gran viaje. Tras muchos meses de soñar, planificar, ahorrar y organizarme laboralmente, conseguí finalmente viajar al norte de la India en compañía de Sonia y Mireia durante 19 días. Fue un viaje inolvidable en el que tuve la oportunidad de descubrir una cultura diferente a la nuestra y de conocer otra realidad bastante impactante y que, además, me hizo replantear la manera de viajar y de escribir en este blog.

Justo unos días después de volver de la India, recibí la primera invitación para asistir a un blogtrip, (flipáis, ¿verdad? yo también). En aquella ocasión no pude ir, pero meses más tarde recibí otra invitación de Daniel Gaeta de parte de Turismo de Málaga para conocer su ciudad durante un fin de semana del mes de mayo. En Málaga tuve la oportunidad de compartir unos días intensos y geniales junto a Roser de Sempre Viaggiando, Susana de Vuelo Directo, Esther de Miss Viajes y Victoria de El próximo viaje. Ese mismo fin de semana pude conocer finalmente a dos malagueños y amigos blogueros: Fran de Myguiadeviajes, José Carlos DS y Carmen de La próxima parada.

Aunque antes de ir a Málaga, viajamos una semana a Sicilia donde hicimos una ruta en coche por la isla. Fueron nuestros primeros días de vacaciones del 2011 y, al ser un viaje planeado en el último minuto, decidimos ir a la aventura sin tener nada reservado excepto las dos primeras noches en Palermo y un coche de alquiler. Hacer eso en Sicilia en Semana Santa fue un grave error ya que es temporada altísima y tuvimos problemas para encontrar alojamiento en el centro de la isla. Aun así, disfrutamos mucho del viaje (y sobre todo de la gastronomía) y nos quedó pendiente visitar las Eolias y el interior de Sicilia, así que no descartamos volver en un futuro próximo.

Un semana después de viajar a Málaga, vino un fin de semana muy especial en el que celebramos por todo lo alto el 30 cumpleaños de mi amiga Azuki. Unas semanas antes, el capitán Garfio secuestró su regalo y le fue dando pistas para poder rescatarlo. Tras haber superado todas sus pruebas con éxito, recibió finalmente su regalo, un sábado a las 7am en el aeropuerto de el Prat: un fin de semana en el país de Nuncajamás, un finde en Eurodisney con todas nosotras.

Fueron dos días mágicos, porque hicimos realidad unas de las grandes ilusiones de Azuki y dimos rienda suelta al niño que aún llevamos dentro. De este viaje podeís leer la entrada sobre la preparación de un fin de semana lowcost en Eurodisney, ya que conseguimos hacerlo bastante barato (para ser Disneyland París).

A principios de año, la crisis hizo acto de presencia en casa. Por suerte, nos deshicimos de tan indeseable inquilino pocos meses más tarde, aunque perdimos poder adquisitivo por el camino. Eso hizo que tuviéramos que replantearnos los planes viajeros, y así fue cómo renunciamos a las escapadas en las que, quieras o no, te acabas dejando una pequeña fortuna.

Pin
Send
Share
Send