Asia

Apuntes de Japón: el karaoke por Mo

Pin
Send
Share
Send


Supongo que todos los seguidores de “Diario de a bordo” ya sabéis que en Japón, la palabra KARAOKE se refiere a centros donde se alquilan salas privadas para cantar y pasar el rato con tus amigos, y no a bares de copas donde tienes que cantar delante de desconocidos. Es verdad que en algunos bares y pubs (la mayoría conocidos como “snacks”) hay máquinas de karaoke y los clientes se van turnando para cantar mientras se toman unas copas, pero estos “snacks” -frecuentados normalmente por clientela masculina y mayor de 50 años- no se consideran Karaokes en si mismos, sino que es un servicio más de los que ofrecen.


Salón de karaoke de Shanghai, muy moderno como podéis ver.

Volvamos pues a los karaokes de verdad; es decir, a los KARAOKE BOX. En Japón los karaokes suelen abrir las 24 horas, y las salas se alquilan a partir de 30 minutos. Cuando entras en un karaoke lo primero que te preguntan es cuánto tiempo vas a estar (aunque luego puedes ir alargando según te apetece) y qué modelo de máquina karaoke prefieres. Esto es porque la máquina puede variar según la sala y, aunque normalmente los clientes no tienen muchas manías al respecto, a veces puede ocurrir que prefieras el modelo UGA a BB CYBER o a BOSE, por ejemplo. La diferencia entre ellos es básicamente técnica (calidad de sonido, más eco) pero también es verdad que algunos tienen más selección de canciones extranjeras, mejores videos de fondo, o incluso más calidad en la transcripción de las letras. Las familias o papás con niños pequeños también pueden pedir una sala infantil, donde los asientos son más bajos y hay juegos para que los peques pasen el rato. Existen otras opciones de sala, como la “和室wa-shitsu” o japonesa, la “sala especial” (más espaciosa y “chic” que las otras) etc. pero esto ya dependerá de las dimensiones del centro, ya que no todos ofrecen tanta variedad.

El precio puede oscilar muchísimo dependiendo del día y la hora en la que vayas, siendo viernes noche, sábado y domingo los días más caros. Además, es importante saber que en la mayoría de karaokes se paga por persona, no por sala, así que no por ser un grupo numeroso sale más económico. En otros países de Asia como Corea o China si que suele pagarse por sala, pero hoy en día en Japón no son muchos los centros que utilizan este sistema.

En plena acción, con panderetas y comida para pasar la velada.

Además de dar rienda suelta al Pavarotti que llevas dentro, en los karaokes también puedes ponerte las botas comiendo y bebiendo. En principio el menú es como el de los “family restaurant” japoneses; es decir, puedes encontrar desde hamburguesas, pizzas, patatas fritas y copas de helado, hasta sushi, sashimi, shabu-shabu, ensaladas, tako-yaki o tempura. En cuanto a la bebida también hay bastante donde escoger, e incluso existe la opción de barra libre, normalmente para los clientes que van a estar más de dos horas.

También es importante saber que si te haces socio (normalmente es gratuito) puedes contar con numerosos descuentos y acceder a promociones.

Yo soy socia de SHIDAX una de las redes de karaoke de mayor escala en Japón que incluso se anuncia en televisión, de U-BOU y de KARAOKE MANEKI NEKO, bastante más sencillito, pero con unos precios insuperablemente económicos.

No sabría decir cual de ellos es mejor, ya que todos tienen sus detallitos con el cliente. En MANEKI NEKO, por ejemplo, por el módico precio de 600 yenes puedes pasar 9 horas cantando: de 11am a 8pm., y ofrecen además barra libre de helado (soft-cream de vainilla) y bebidas no alcohólicas gratuitas (café, té, zumos varios). El que se canse de cantar puede distraerse leyendo mangas que, aunque yo no soy una experta en el tema, tengo entendido que tienen una colección bastante completa y actualizada. En SHIDAX tampoco se quedan cortos en promociones; como la del cumpleaños, en que ofrecen pastel y bebida gratuita para ti y todos tus acompañantes si vas durante la semana anterior o posterior a tu cumpleaños.

Pin
Send
Share
Send