América

Museo de Medicina Maya en San Cristóbal de las casas

Pin
Send
Share
Send


Esa mañana no teníamos que madrugar para nada. Íbamos a pasar las últimas horas en San Cristóbal de las Casas y lo único que queríamos hacer era visitar el Museo de Medicina Maya antes de que saliera nuestro autobús a las 15.35h hacia la Riviera Maya. No nos teníamos que levantar pronto, pero en cuanto salió el sol me desperté y me levanté. Esa mañana, Jon me había prometido hacerme un masaje para aliviar mis cervicales y mis jaquecas continuas, y como era fisioterapeuta profesional, no iba a ser yo la que se negara.

Bela tenía una habitación con una camilla donde Teresa hacía masajes y muy amablemente nos cedió el espacio. Hay personas que transmiten buen karma y Jon es una de ellas. Su manera de ver la vida, las decisiones que había tomado y sobre todo su bondad es algo que me quedará grabado para siempre. Con la «excusa» de que quería practicar nuevas técnicas que había aprendido durante su viaje por México, empezó a descontracturar todos los músculos de mi cuerpo mientras me hacia una reflexión, o mejor dicho, un psicoanálisis mío y finalizó haciendo reiki. Mientras imponía sus manos iba comentando lo que se le iba apareciendo en mente, colores que definían mi persona y mis actos. Al acabar me sentía un poco mareada, pero ya no me dolían las cervicales.

Sobre las diez de la mañana fuimos andando al Museo de la Medicina Maya que está a las afueras de San Cristóbal. Este pequeño museo está orientado a dar a conocer a los visitantes y a las escuelas de la zona las tradiciones de la medicina maya, tradiciones que se están perdiendo. En él puede verse una recreación de una capilla, de cómo trabaja una partera e información sobre los cuatro tipos de curanderos tradicionales de la zona. Cabe destacar la denuncia que se hace de las grandes multinacionales como Coca-cola y de las farmacéuticas que «roban» (y patentan) los conocimientos mayas a cambio de nada.

Si tuviera que destacar algo de esta visita sería que al salir estuvimos hablando con uno de los conservadores y nos explicó que todo ese conocimiento se estaba perdiendo, que la lengua se perdía porque estaba muy desprestigiada entre ellos y que las nuevas generaciones sólo miraban a Occidente y repudiaban su cultura milenaria. Al decirle que era de Barcelona, nos dijo que aquí éramos afortunados porque habíamos conseguido hacer revivir nuestra lengua y nuestra cultura, aunque le aseguré que no estaba siendo fácil y que si no fuera porque es el idioma vehicular en las escuelas, el catalán se hubiera perdido hace años. ¿Pero cómo puedes mantener una lengua y unas culturas propias cuando te avergüenzas de ellas? Como bien me explicó Tanya, actualmente estaba habiendo un movimiento de preservación de la cultura maya y sólo gracias a gente extranjera, porque a los mexicanos eso les traía sin cuidado. ¿En casa del herrero cuchillo de palo?

Pin
Send
Share
Send