Europa

Ruta por los castillos del Loira

Pin
Send
Share
Send


En Semana Santa fuimos de nuevo a Francia. Aprovechamos los cinco días festivos para ir en coche hasta Blois y descubrir los castillos más impresionantes del Valle del Loira. ¿Queréis saber qué visitamos?

Decidimos viajar en coche desde Barcelona por razones de comodidad. Es una tirada larga de carretera, 900 km, así que hicimos el viaje de ida en dos etapas. Salimos de Barcelona el miércoles a las 18.30h y paramos a dormir en Coudes a las 00.30h. Al día siguiente nos pusimos en marcha a las 8.30h y llegamos a Blois a las 12 del mediodía. Pagamos 16€ de Barcelona a la Junquera; 11,70€ entre la Junquera y Agde; 7,5€ para pasar el viaducto de Milleau y 20,30€ entre Clermont y Villefranche. Por otro lado, el litro de diésel en la autopista estaba a 1,34€ y fuera de ella a 1,20€ aproximadamente.

En Coudes paramos a dormir en el hotel F1 Clermont Ferrand Issoire. La habitación doble con desayuno nos costó 35€ (27,5€/noche sin desayuno). Los hoteles F1 son básicos, pero son un lugar limpio y seguro para pasar la noche durante un largo trayecto. La habitación no tiene baño ni ducha, solo tiene una pica para las manos. Las duchas y los baños son compartidos pero están muy limpios.

La opción más cómoda es viajar a Paris en avión (preferiblemente al aeropuerto de Orly, que es el más cercano) y allí alquilar un coche. En menos de dos horas te plantas en Blois. ¿Se puede visitar el Valle del Loira sin tener coche? Sí, no es un problema. Los castillos principales están conectados con transporte público, pero si vais con poco tiempo tener coche os dará la posibilidad de visitar más castillos y hacer más actividades.

Nosotros decidimos poner base en Blois, una pequeña ciudad mucho encanto situada estratégicamente cerca de los castillos más importantes del Valle del Loira. Escogimos un apartamento que reservamos en AirB&B (podéis conseguir una invitación con un descuento de 24€). El apartamento, propiedad de Lionel y Carla, está situado en la planta baja de una casa medieval reconstruida.

Tiene habitación doble, baño y comedor con cocina office. Todo ha sido restaurado recientemente y es muy bonito y tranquilo. El apartamento está a cinco minutos andando del centro y del castillo de Blois y cerca hay aparcamiento gratuito. Las cuatro noches nos costaron 250€ y, como la propietaria es chilena, no tendréis problemas con el idioma. Os lo recomendamos 100%.

En la zona del Valle del Loira hay cerca de 70 castillos que se pueden visitar así que es muy importante estudiar antes qué castillos ver si no se quiere sufrir un empacho. Nosotros en cuatro días visitamos cuatro castillos por dentro: el de Blois, el de Chenonceau, el de Chambord y el de Amboise. Desde fuera disfrutamos también del castillo de Chaumont sur Loire y el de Montrésor. Os explicaremos con más detalle cada castillo en el itinerario día a día.

Las entradas a los castillos no son baratas: un promedio de 10€ cada una. Sin embargo, es posible conseguir algún descuento. Por ejemplo, descubrimos que en la oficina de turismo de Tours, que está delante de la estación de tren, venden las entradas a los castillos principales con unos euros de descuento. Por otro lado, en la oficina de turismo de Blois ofrecen packs de entradas a varios castillos que permiten ahorrar varios euros.

El primer día de nuestra escapada lo dedicamos a visitar la ciudad de Blois. Frente a la entrada del castillo está la oficina de turismo y allí os darán un mapa e información sobre los puntos de interés de la ciudad y los alrededores.

El castillo real de Blois

Este es uno de los castillos cuyo interior consideramos que vale la pena ver. Fue residencia de siete reyes y diez reinas de Francia y en el interior de sus estancias podemos hacernos una idea de cómo era la vida de la corte real durante el Renacimiento. Al adentrarnos en el patio del castillo, podemos apreciar los cuatro estilos arquitectónicos que predominan en la construcción: el gótico en el ala del castillo de la Edad Media (s. XIII), el gótico flamígero en el ala de Luis XII (1498-1501), el Renacimiento en el ala de Francisco I (1515-1520) y finalmente el Clasicismo en el ala de Gastón de Orleans (1635-1638).

Las estancias que más nos gustaron fueron los aposentos de Francisco I y los de Catalina de Médicis, en especial la galería y la habitación de la reina. La entrada al castillo real de Blois cuesta 10€ y durante todo el año hay visitas guiadas en francés. Se puede alquilar una audio-guía por 4€, aunque solo están disponibles en inglés, italiano o francés. Para más información, podéis consultar su página web.

La catedral y el barrio antiguo de Blois

Blois es una ciudad preciosas y además del castillo os recomendamos que paséis por el centro histórico de la ciudad. El barrio antiguo tiene bonitas casas de estilo fachwerk y antiguas casas señoriales. Otro de las zonas que os recomendamos es el barrio de los artistas y la iglesia de San Nicolás.

La zona de centro y cercana al castillo es peatonal o de pago. Aunque las líneas no estén pintadas de azul, os tenéis que fijar que no ponga «PAYANT» en el suelo. A la entrada a la ciudad de Blois por el puente, si giráis a la izquierda y seguís conduciendo, a 800 metros veréis una zona de aparcamiento a mano izquierda junto al río donde se puede aparcar gratuitamente.

El segundo día tomamos el coche para explorar el valle del Loira desde Blois. La primera parada fue en Chaumond-sur-Loire para ver una panorámica desde la ribera de enfrente. Decidimos no visitar el castillo porque nos interesaba visitar los jardines y estaba lloviendo bastante. Además, el famoso Festival Internacional de los Jardines no se inauguraba este año hasta el 23 de abril.

Así pues, seguimos por la ribera del Loira hasta llegar a Amboise. En lo alto de una colina, con la ciudad y el Loira a sus pies, se alza el castillo real de Amboise. De la construcción original solo queda una ala y las murallas del castillo. En este ala podemos visitar la sala del consejo, la sala del copero (persona de confianza que se encargaba de vigilar las bebidas del monarca) y los apartamentos de los Orleans, unas estancias decoradas al estilo del siglo XIX. En la capilla de San Huberto encontraremos la tumba de Leonardo Da Vinci que pasó sus últimos años de vida como «primer pintor, arquitecto y ingeniero» del rey Francisco I.

La entrada al castillo de Amboise cuesta 10,90€ y la audio-guía, disponible en español, 4€.

Cerca del castillo de Amboise está el castillo de Clós Luce, última residencia de Leonardo da Vinci. Este palacete incluye una exposición sobre la vida y obra del genio italiano, pero como la entrada costaba 14€, pasamos de largo.

De camino a Tours paramos a comer en la pequeña población de Montlouise-sur-Loire en el restaurante Les Terrasses. El menú del día (entrante+plato+postre) nos costó 11,90€ y la comida era casera y buena.

Tours es una buena parada si se quiere hacer una pequeña pausa entre castillos. Aparcamos gratuitamente en los alrededores de la catedral de San Gaciano. La catedral de Tours fue construida entre 1170 y 1547 y, al pasear por sus alrededores, sorprenden los contrafuertes fusionados con algunos edificios colindantes. Una vez dentro, la altura de la nave principal te deja con la boca abierta.

Video: CASTILLOS DEL LOIRA. FRANCIA (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send